Las personas refugiadas pagan los platos rotos

El calvario de las personas solicitantes de refugio recluidas por Australia en las islas de Nauru y Manus parece que se va a perpetuar. En los últimos meses de la administración Obama, Estados Unidos había prometido a Australia que se haría cargo de buena parte de las personas solicitantes de asilo que se encuentran en estas islas. Sin embargo, el nuevo presidente Trump reniega del acuerdo alcanzado por su predecesor. La tensión ha crecido entre el mandatario estadounidense y el australiano, hasta el punto de que Trump interrumpió antes de tiempo su conversación telefónica con el primer ministro Malcolm Turnbull. Mientras tanto, los solicitantes de asilo siguen esperando una solución y viviendo en condiciones deplorables.

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *