Paloma R. de Landa sobre ‘La Revolución Fluorescente’

Producciones Desde el Cariño son 
Paloma R. De Landa y Raúl Calvo Cámara. 
Ellos ganaron la VI Edición 
del concurso de UNESCO Etxea 
“Dame 1 minuto de Igualdad” 
con el 1º premio Estela solidaria 
de Néstor Barrenetxea de UNESCO Etxea. 

Ese premio les llevó a la financiación 
del corto documental ‘La Revolución Fluorescente’ 
sobre el abuso sexual infantil 
y ahora ese documental se va a proyectar en 
el Museo Guggenheim de Bilbao el próximo 
sábado 25 de noviembre a las 12:30. 
Hablamos con Paloma para conocer
un poquito más el proyecto.

 

Paloma, ¿desde dónde nace La Revolución Fluorescente?

Desde una petición para luchar contra el abuso sexual infantil. Una amiga, Julieta, me contó hace tiempo los abusos que sufrió de niña. Es una mujer positiva que hace un trabajo brutal en su día a día para ayudar a otras personas a encararse a su abuso para poder recuperar su vida. Siempre me decía ‘hay que hacer un documental sobre el tema, que se sepa que ocurre y que se puede superar’ y cosas así. Un buen día quedamos a tomar una caña y me dijo ‘ya sé cómo vamos a hacer el documental’. Me enseñó las bases del concurso “Dame 1 minuto de”. El premio suponía una buena ayuda a la financiación de un documental así que me pidió que hiciéramos un corto de un minuto. ‘No tengo duda de que ganaremos’, sentenció. Y así fue. Llegué a casa, se lo conté a Raúl y nos pusimos a trabajar. No nos cansaremos de agradecer a todo el equipo técnico y al elenco su implicación en el corto por amor al arte y a una causa tan necesaria. El final de la historia ya lo sabes…

 

¿Cómo se identifica la necesidad de dar voz al abuso sexual infantil?

La necesidad de dar voz es incuestionable y urgente. ‘De lo que no se habla no existe’ dice uno de los protagonistas. No lo podría definir mejor: hablar del tema hasta que se normalice en todos los entornos (familiar, laboral, escolar…) A partir de ahí empezaremos a entender las señales de los niños abusados, trabajaremos para ayudar a superarlo, para educar en la prevención y en la denuncia, para erradicarlo. Es un efecto dominó que empieza por animar a las víctimas a hablar y exigir a la sociedad que escuche y actúe. Miramos para otro lado con mucha ligereza en temas que creemos que no nos atañen. Además de una actitud egoísta, es una idea errónea porque en nuestro entorno hay muchas más personas que han sufrido abusos de lo que creemos.

 

Conseguir despertar la conciencia social es, habitualmente, una tarea complicada. ¿Cómo consiguen los documentales facilitar esa conexión con el público?

Gracias por hacerme esta pregunta. Es fundamental que los realizadores y guionistas utilicemos el lenguaje audiovisual para crear documentales. En muchas ocasiones se considera que como el tema, la denuncia o los testimonios son potentes, vale con grabarlos y pegarlos. Pero hay que hacer documentales aplicando las mismas herramientas dramáticas que se usan en ficción en cuanto a presentación de personajes, giros, equilibrio de tramas… No sé si lo conseguimos en este corto documental ya que el tema es denso y el calendario de edición fue complicado. Espero que enganchemos audiovisualmente, eso hará que el mensaje llegue y cale.

 

¿Cómo animarías tú, ahora mediante palabras, a que ese público asista a la proyección del documental La Revolución Fluorescente el día 25 de noviembre?

Mi madre siempre cuenta que echa de menos el cine-fórum que se generaba en una salita de cine a la que solía ir cuando era estudiante en Pamplona. Intercambiar posturas, reflexionar, preguntar, escuchar. Sin el cara a cara, el objetivo, la finalidad de La Revolución fluorescente, se queda coja. Estamos muy contentos porque en los últimos meses se ha proyectado en institutos, centros sociales, festivales de cine… Si no se habla del abuso, es como si no existiera. Pero existe.

 

Puedes adquirir tus entradas para ver 
'La Revolución Fluorescente' aquí.

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *