Salud como derecho humano fundamental

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar (…).”

Es así como la Declaración Universal de Derechos Humanos, recoge en su artículo 25 de forma explícita el Derecho Universal a la Salud. Este reconocimiento, destaca la importancia de la salud en la vida de todos los seres humanos, siendo uno de los aspectos fundamentales. ¿Cuántas veces habremos oído expresiones como “la salud es lo primero” o “por lo menos tengo salud”? Ésta es esencial para poder llevar a cabo un desarrollo pleno de nuestras vidas, de manera digna. Los problemas de salud tienen la capacidad de paralizar nuestro día a día y nos afectan a todos en algún momento. 

Sin embargo, no es un concepto cerrado: es un concepto que debe entenderse de manera amplia, abarcando tanto aspectos físicos como psíquicos. A su vez, se extiende a diversos ámbitos de la vida, como la nutrición, la atención médica, la adicción, la educación, la salud mental… Es por esto, que no es un derecho aislado, sino que está estrechamente relacionado con otros derechos reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos como el derecho a la igualdad, a la alimentación, a la vida, a la libertad, a la seguridad, a la educación…

Esta Declaración, por lo tanto, recoge implícitamente el acceso igualitario a la salud, sin distinciones por raza, género, o riqueza. Y si bien se dice que “la muerte no discrimina a nadie”, esto no es del todo cierto, teniendo en cuenta que no hay un acceso igual a la salud para todos, y hay quienes se enfrentan más de cerca a ella. Tal y como recoge la OMS: “Los grupos vulnerables y marginados de las sociedades suelen tener que soportar una proporción excesiva de los problemas sanitarios”.

Así, se entiende la relevancia de la Declaración de los Derechos Humanos, que ha sentado las bases para poder llevar a cabo medidas para generalizar el acceso a la salud. Un enfoque de la salud basado en los Derechos Humanos, permite afrontarlo de manera que se corrijan las desigualdades y toda persona tenga acceso a ella. Consecuentemente, la OMS se ha comprometido a integrar los derechos humanos en los programas y políticas de atención de salud, y, por otro lado, se ha incluido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible la ODS 3:  “salud y bienestar”.

Es necesario que haya una participación significativa, es decir, que todos los actores, tanto estatales como no gubernamentales, participen de manera activa en el impulso de la salud, en todas sus fases. El reconocimiento de la salud como un derecho universal es el primer paso, si bien ahora se debe implementar.

Desde UN Etxea, queremos este año aportar nuestro granito de arena, y poner la salud, en su amplio espectro, en el foco de atención, y promocionar una salud digna, igualitaria y generalizada.

Referencias:

Declaración Universal de Derechos Humanos (1948). https://www.un.org/es/about-us/universal-declaration-of-human-rights

OMS. (2022). Salud y derechos humanos. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/human-rights-and-health


Sare Álvaro Campo. Alumna del doble grado en Relaciones Internacionales y Derecho de la Universidad de Deusto. www.linkedin.com/in/sare-álvaro-campo-364503268

*Imagen: Organización Mundial de la Salud (OMS)

No Hay Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *