¿Alguna vez has ido a terapia?

Por Marta Padura Muñoz.


Formulo esta pregunta ya que cuando hablamos de salud, muchas veces damos de lado la salud mental. Sin embargo, una buena salud mental es fundamental para nuestro bienestar. Esta afecta no solo a nuestra manera de emprender las tareas del día a día, sino que también afecta la manera que tenemos de relacionarnos con otras personas, dificultando acciones tan simples como levantarse de la cama.

¿Pero por qué nos cuesta tanto hablar de ello? La salud mental es un tema que ha sido estigmatizado. Muchas de las personas que padecen trastornos de salud mental prefieren ocultarlo y no hablar de ello, negando la realidad de las enfermedades mentales y convirtiéndolo en un tema tabú. La tendencia a representar a aquellos que padecen trastornos mentales como débiles o ‘locos’ ha tenido graves consecuencias, provocando que los afectados lleguen a avergonzarse de ello.

A pesar de esto, solo en 2020, una media de 11 personas al día se quitaron la vida en España, convirtiendo el suicidio en la principal causa de muerte externa no natural. Y es que la pandemia del COVID-19 no ha hecho más que empeorar la situación, ya que cada vez más personas se ven afectadas por trastornos como la depresión o la ansiedad.

Con la pandemia ha llegado la oportunidad de poner el foco de atención en la salud mental. Como se ha observado, el COVID-19 ha afectado todas las dimensiones de la salud, y es el momento de plantear nuevas soluciones y medidas que ayuden a minimizar el problema de forma directa. Tanto como la sociedad como los gobiernos tienen la opción de tratar el tema con una empatía de la que antes se carecía, de manera que todas las personas afectadas por los trastornos mentales se vean acogidos y abiertos a tratar con ello de una forma más natural. Para lograrlo, es necesario visibilizar y educar sobre todo lo relacionado con la salud mental. Cuanto más se normalicen las conversaciones alrededor de esta cuestión, más fácil será encontrar soluciones reales.

Naciones Unidas introdujo en la Agenda 2030 un objetivo de Desarrollo Sostenible que aborda el asunto, siendo este el ODS 3: Salud y bienestar. Además, dentro de este ODS existe el punto 3.3 que trata directamente con las enfermedades no transmisibles y la salud mental. Sin embargo, puede que este punto no sea lo suficiente para garantizar una mejoría en el bienestar de las personas a nivel mundial. La salud mental merece una importancia que no siempre se le es concedida. Las personas afectadas o pueden continuar sufriendo en silencio, ha llegado la hora de actuar.

Marta Padura Muñoz.
https://www.linkedin.com/in/marta-padura-59a739225

Imagen: Organización Mundial de la Salud (OMS)

1 Comentario

  • Ahora empieza a ser el momento de dar visualización y naturalidad a este tipo de enfermedad( depresión, ansiedad, estrés, miedos, baja autoestima, trastornos del sueño y la alimentación, y un largo etcetera) que mucha gente hemos sufrido , no debería avergonzarnos hablar de ello ni necesitar pedir ayuda tanto a amigos y familiares como a psicólogos y psiquiatras en casos más graves. Con el tratamiento adecuado, vive más feliz uno mismo y hace más feliz a los que tiene a su alrededor.

Responder a ROCIO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *