INTERKULTURALIDAD, una realidad cotidiana

ANT Espacio surge de un grupo de personas que entienden el arte desde una dimensión más social, desde la interacción con el contexto, y como una posibilidad de generar otras realidades.

Laura Díez, integrante de ANT Espacio, nos habló del barrio, del valor de los gestos pequeños, y del querer dar visibilidad a esas cosas que de otra forma no sucederían. Nos contó también de Iturfest, el festival que organizan cada año en el barrio de Iturralde en Bilbao, País Vasco. Para ANT Espacio los festivales no son todos aquellos que tienen un gran impacto; al contrario, Iturfest es un festival muy a pie de calle donde se invitan a varios artistas a hacer una serie de proyectos. En Iturfest no hay un tema concreto, el tema es el barrio, pero el barrio no sólo entendido como la gente que vive, sino la gente que trabaja, la gente que transita, la gente que viene a un curso los lunes…. Toda esa gente.

 

¿Cuál es la relación de ANT Espacio con la INTERKULTURALIDAD?

La relación de ANT Espacio con la INTERKULTURALIDAD ha sido el llegar a hacer un proyecto en el barrio de Iturralde. En el barrio hay muchas realidades y la interculturalidad es una de ellas. La interculturalidad se trabaja como parte de lo que hay: lidias con ello como lidias con otras cosas. Desde luego no somos expertas en interculturalidad, no somos solucionadoras de nada, sencillamente intentamos generar relaciones a través del arte y dar visibilidad a esas cosas que de otra forma no sucederían.

Es un trabajo muy a largo plazo. Nos acercamos a todo tipo de comercios: a los más tradicionales, a un bar que está regentado por una familia china, o a la carnicería árabe que tenemos aquí. “¿Qué es un festival para ti en este barrio?, ¿qué crees que debe haber en este festival?”, les preguntamos. Es todo un reto establecer una conversación más en profundidad, que sea de tú a tú, lo más espontánea posible. En el barrio nos ven como bichos raros; pero esto nos pasa con todas las personas, no solo con la gente de otras culturas.

 

¿Alguna acción dentro del festival que trabaje en concreto la INTERKULTURALIDAD?

Sí, fue una acción que surgió cuando nos dimos cuenta de la necesidad que había de contar la memoria del barrio. Iturralde es un barrio que tampoco tiene una identidad muy marcada. Su identidad es más bien múltiple, diversa, por sus características: no es un distrito administrativamente demarcado, es un barrio fronterizo, en cuesta… En fin, se trata de recoger una memoria que es difusa y mezclada, es una memoria que va a ser siempre incompleta.

Cuando empezamos a trabajar en esta idea nos dimos cuenta de que había una ausencia de unos relatos, precisamente de la gente que había llegado al barrio. ¿Cómo recoger esos relatos, esa memoria que también forma parte del barrio? Es curioso ver cómo cuando hablamos de memoria siempre nos remitimos al pasado, a los edificios, pero ¿qué pasa con la memoria que no está ligada al espacio físico, sino que es la que la gente trae, la que la gente aporta?

En ese momento pensamos que sería interesante recoger la memoria de la gente que llega, tener una acción que capture expresamente la multiculturalidad del barrio. Por eso, en el cuarto año, con el colectivo Artaziak, Maider Urrutia y Orman Poster presentaron un proyecto para hacer en la escuela de adultos de Iturribide con los alumnos de español para extranjeros.

 

¿En qué consistió la actividad?

La actividad tuvo varias fases. Primero hicieron un recorrido por el barrio, porque muchos no viven aquí, pasan un rato nada más. En este recorrido iban apuntado palabras, hacían fotos de lo que les llamaba la atención. Después se imprimieron las fotos y palabras que más se habían repetido, para hacer un collage con ellas e ir componiendo frases, con diferentes juegos. Era curioso ver cómo lo que hablaban de Bilbao se conectaba con sus lugares de origen: la conexión con el agua de la fuente de Iturribide, un graffiti que hay de unas montañas… todo eso traía al final memorias de otros sitios de manera muy natural. Para terminar les devolvimos unas postales con partes de collage y otras partes escritas a mano, salimos a la calle y ellos y ellas decidían a dónde querían devolver esa postal.

 

Por lo que tengo entendido también trabajáis con otras asociaciones.

Nosotras trabajamos con todo tipo de asociaciones. Me gustaría hablar de una asociación de Mujeres del Mundo que se llama Babel, aquí en la calle Fika. Llevamos ya tres años trabajando con ellas. Ellas hacen una asamblea todos los lunes, además aportan una perspectiva feminista. Dentro de la programación de Iturfest este año juntas crearon sus autorretratos, fotografías, buscaban de qué manera querían representarse, para expresar cómo se encontraban con respecto al barrio y con respecto a ellas. Luego hicieron unos posters y se pusieron en la calle. Sin duda, si hay alguien que trabaja por la interculturalidad en esta ciudad, son ellas.

 

-Entrevista realizada por Julia Martínez Barbero-

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *