¿Por qué mirar desde la atalaya del bienestar?

¿Por qué mirar desde la atalaya del bienestar?

¿Por qué observar desde la distancia?

¿Por qué mirar sin ver lo que no se quiere ver?

¿Por qué vivir sin compartir?

¿Por qué siendo como somos los hijos del derroche y el despilfarro negamos hasta nuestra mirada compartida, protegida, esquiva, y nos alejamos sin ser vistos y mirando a otro lado, más confortable, negamos la evidencia?

Seamos transgresores de esta relación humana perversa, injusta, insatisfactoria para las mayorías, a las que vulnera su derecho a una vida digna, y que está basada en el lucro personal especulativo y amoral.

Defendamos un mundo de matices, diverso y multicolor;

tan diferente como único;

tan pluricultural como humano;

respetuoso y digno de una vida compartida;

un mundo con pretensiones de transformación permanente y respetuoso

en el que la libertad sea de verdad liberadora

y la solidaridad sea algo más que un concepto vacío de compromiso;

y entrando en las fisuras del sistema desahuciemos la usura,

desalojemos a la avaricia,

desterremos a territorios ignotos a la condición humana la codicia.

No Hay Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *