pinup.com.ve 1win1.cl 1win1.mx mikemarko.com rossiyanavsegda.ru azuresummit.live tgasu.ru

Una nueva era para la salud: inteligencia artificial y su impacto en el mundo sanitario

Ayer se publicaba la noticia en la que nos informaban de que OpenAI había desarrollado una inteligencia artificial capaz de desarrollar videos a partir de simples textos. Quizás más conocida por la ya indispensable aplicación Chat GPT, esta nueva invención plantea aún más retos para una evolución tecnológica que avanza a pasos agigantados. Más allá de la esfera tecnológica, avances como estos condicionan todos los ámbitos de la vida.  Así sucede también, como bien veremos durante las próximas líneas, con la salud, ubicada en una encrucijada entre el potencial de las inteligencias artificiales y los riesgos surgidos de estas.

Inmersos en una era de innovación digital sin precedentes, la inteligencia artificial ofrece un extensísimo abanico de posibilidades para el mundo de la salud. En el mundo de la medicina resulta inigualable el potencial que este nuevo recurso presenta a la hora de tratar o detectar afecciones. Consciente de los cambios que nos rodean, la OMS desarrolló el primer informe mundial sobre inteligencia artificial aplicada a la salud.

Si algo ha quedado claro a lo largo de este siglo es que las TIC desempeñan un papel esencial a la hora de lograr objetivos relacionados con la salud. Los ejemplos en esta materia son miles. La mejora a la hora de diagnosticar y detectar enfermedades, el refuerzo en investigación y desarrollo de medicamentos o la facilitación de atención clínica son solo algunos de los ejemplos de las ventajas generadas por los desarrollos tecnológicos.

Por ejemplo, la inteligencia artificial y los ordenadores han resultado especialmente útiles a la hora de analizar imágenes médicas. Al tener la capacidad de ver de una forma mucho más precisa que el ojo humano, las IA resultan especialmente eficaces para revisar tomografías en busca de señales de problema, ya sean enfermedades cardiacas o cánceres. Al fin y al cabo, las inteligencias artificiales son “una simulación de inteligencia hecha por humanos en máquinas programas para pensar como humanos” (Sunarti, S. et al, 2021). En otras palabras, una versión mejorada de los humanos.

En definitiva, son tan grandes los avances que la utilización tecnológica ha pasado de ser inimaginable a ser indispensable en el panorama sanitario. Sin embargo, casi como con todo en esta vida, la otra cara de la moneda resulta cuanto menos preocupante.

Los riesgos surgidos a raíz de estos avances han encontrado la cúspide con la llegada de las inteligencias artificiales. La recopilación de datos no ética, la amplificación de los sesgos o la brecha digital en la esfera de la salud son solo algunos de los riesgos que plantean estos avances. Si bien los avances tecnológicos marcan un antes y un después para la salud, es importante recordar la importancia de promover a la vez que se protege está.

Trasladándose a un prisma ético y de gobernanza, es importante regular las IA identificando los riesgos asociados a estas. Así, la OMS declara que la ética y los derechos humanos deben ocupar el lugar central en la concepción y utilización de esta clase de medidas. Sin embargo, por mucho que se respeten estos marcos, los riesgos merecen cierta mención.

Uno de los riesgos más importantes desde el punto de vista ético es aquel relacionado con los sesgos que pueden surgir a raíz de los diferentes algoritmos que estructuran las inteligencias artificiales. Ya sea por raza, descendencia o género, estos sesgos pueden tener lugar cuando los datos que se utilizan no reflejan la población objetivo. Pongamos un ejemplo. En el pasado, las investigaciones tendían a incluir muchos más hombres que mujeres. Partiendo de este punto, podemos llegar a la conclusión de que los datos resultantes de esas investigaciones pueden no ser precisos para orientar el cuidado médico de las mujeres. En este ejemplo podremos incluir casos de discriminación racial o de grupos minoritarios cuya información no ha sido recogida.

En resumen, si bien es cierto que los avances tecnológicos y las inteligencias artificiales facilitan el trabajo humano y lo hacen más eficiente, no cabe olvidar que todo avance debe partir de una aplicación ética y respetuosa con los derechos humanos. Sabedores de que somos nosotros mismos quienes alimentamos a las inteligencias artificiales, es más importante que nunca tratar de suministrar información de una forma rigurosa y que incluya a todos los colectivos posibles, pues en caso contrario los avances tecnológicos únicamente agrandarán las diferencias ya existentes a la hora de acceder a un sistema sanitario en condiciones.

Referencias

Digital health. https://www.who.int/health-topics/digital-health/#tab=tab_1

La OMS publica una guía sobre ética y gobernanza de la IA para grandes modelos multimodales. https://www.who.int/news/item/18-01-2024-who-releases-ai-ethics-and-governance-guidance-for-large-multi-modal-models

Reducir la brecha digital en la esfera de la salud. https://www.un.org/es/chronicle/article/reducir-la-brecha-digital-en-la-esfera-de-la-salud

La OMS publica el primer informe mundial sobre inteligencia artificial (IA) aplicada a la salud y seis principios rectores relativos a su concepción y utilización. https://www.who.int/es/news/item/28-06-2021-who-issues-first-global-report-on-ai-in-health-and-six-guiding-principles-for-its-design-and-use

La OMS pone en marcha una nueva iniciativa mundial sobre salud digital. https://www.who.int/es/news/item/19-08-2023-who-launches-a-new-global-initiative-on-digital-health-at-the-g20-summit-in-india

Artificial intelligence in healthcare: opportunities and risk for future. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0213911120302788


Rafael Flores Toledo. Alumno del doble grado en Relaciones Internacionales y Derecho de la Universidad de Deusto. https://www.linkedin.com/in/rafael-flores-toledo-36509526b

Imagen: Freepik

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *